R. D 341/1999 Reglamento de Prevención de Incendios de la Comunidad de Madrid

3) Debe procederse a la limpieza periódica de las mismas con frecuencia de, al menos, una vez al año para las de usos alternos de hasta seis meses o menos y dos veces al año en todas las demás.

Los registros necesarios para realizar estas operaciones tendrán tapas con una RF-120 o se situarán en recintos carentes de materiales combustibles o inflamables.

Artículo 54.- Conductos de extracción o distribución y retorno de aire

El diseño y montaje de los sistemas de extracción o de distribución y retorno, deben ser tales que mantengan las condiciones generales de compartimentación del edificio, no favorezcan la propagación de un incendio, ni dificulten las condiciones de evacuación. Para ello deben cumplir, como mínimo, las siguientes condiciones:

  1. Disponer de dispositivos de compartimentación en coincidencia con el elemento constructivo compartimentador que garanticen la imposibilidad de propagación del incendio a su través. Estos elementos entrarán en funcionamiento cuando la temperatura alcance 70ºC en su interior, cuando se produzca un incremento brusco de temperatura de 30ºC por encima de la habitual de servicio o bien cuando circule humo en ellos. Su entrada en funcionamiento se pondrá de manifiesto en la central de detección cuando esta exista y debe permitir accionamiento manual cuando el caudal que circule a su través sea superior a 10.000 m3/h. Su entrada en funcionamiento se pondrá de manifiesto en la central de detección cuando esta exista y debe permitir accionamiento manual cuando el caudal que circule a su través sea superior a 10.000 m3/h.  El dispositivo compartimentador y su unión al elemento constructivo deben ser PF en el mismo grado que el exigido para el elemento constructivo compartimentador en el que se encuentre instalado.
  2. No pueden discurrir por espacios destinados a caminos de evacuación, salvo que se trate de conductos con una resistencia al fuego igual a la exigida a los elementos compartimentadores de dicho camino.
  3. En cualquier caso, los conductos de extracción, distribución y retorno, deben estar realizados con productos M1 como máximo.
Artículo 55.- Campanas extractoras de cocinas industriales

Las campanas extractoras, con superficie mayor de 2 m2, situadas sobre las zonas donde se realice algún proceso de cocinado, deben disponer de sistema de extinción automática adecuado a la posible acumulación en la misma de grasas y depósitos en general. Se deben someter a limpieza periódica con una frecuencia mínima de dos veces al año. 

Artículo 56.- Conductos de evacuación de gases y vapores

Deben ser independientes de los de cualquier otra instalación y cumplir con las siguientes condiciones:

  1. Deben constituir sector de incendio en grado RF-60 como mínimo.
  2. Se prohíbe su paso a través de recintos de almacén de productos combustibles o inflamables así como por recintos destinados a dormitorio.
  3. Se deben evitar en la medida de lo posible los tramos horizontales. Cuando esto no sea posible se deben disponer registros de limpieza y dispositivos que permitan la recogida y sangrado de las grasas, con una separación máxima de 3 metros. Dichos registros deben ser, al menos, RF-60.
  4. Se debe proceder a la limpieza periódica de los mismos.
Fuente: Reglamento de Prevención de Incendios de la Comunidad de Madrid

El fuego destruye un restaurante del área de servicio de Ugaldebieta

  • El incendio se desató en la cocina y redujo a cenizas el edificio, de estructura de madera, del que huyeron media docena de clientes

Un voraz incendio destruyó ayer por completo el restaurante del área de servicio de Ugaldebieta situado en sentido Bilbao, al paso de la autovía por el término municipal de Abanto. El siniestro se desató hacia las ocho y media de la tarde por causas que se desconocen, aunque pudo tener su origen en una freidora de la cocina. Según diversos testimonios, las llamas habrían subido por la campana extractora y se extendieron a las paredes y el techo del establecimiento, que no tardó en ser pasto del fuego. La autopista permaneció cortada en ambas direcciones durante media hora como medida de precaución.

El incendio se expandió con rapidez por todo el recinto -tanto el tejado como la estructura eran de madera-, haciendo prácticamente imposible atajar su avance. En el interior del restaurante había media docena de clientes y dos empleados en el momento de producirse el fuego. Presa de los nervios, la mujer que atendía el fogón trató de contener las llamas, que escaparon a su control. Momentos después llegaban dotaciones de tres parques de bomberos, en un desesperado intento de salvar el edificio, que tiene su gemelo al otro lado de la carretera y se levanta junto a una gasolinera. La proximidad del surtidor de Petronor hizo temer inicialmente que se produjera una explosión, pero el hecho de que los tanques estén bajo tierra y que el viento soplara en una única dirección, alejando el fuego de la gasolinera, evitaron la catástrofe.

El espectáculo era dantesco. Mientras las llamas se retorcían a gran altura sobre el cielo de Abanto, numerosos camioneros acudían al lugar para tratar de rescatar sus vehículos, que, salvo alguna luna, no sufrieron daños. Tampoco hubo que lamentar desgracias personales, aunque la acumulación de calor entre la cubierta y el tejado -fenómeno que denominan ‘flash over’- aceleró la combustión y puso en riesgo a las dotaciones de bomberos. Un retén permanecía de guardia al cierre de esta edición para extinguir todos los focos.

Fuente: http://www.elcorreo.com/alava/20090131/vizcaya/fuego-destruye-restaurante-area-20090131.html